Mujeres salvajes

“La loba, la vieja, la que sabe, está dentro de nosotras. florece en la más profunda psique del alma de las mujeres, la antigua y vital mujer Salvaje. Ella describe su hogar como ese lugar en el tiempo donde el espíritu de las mujeres y el espíritu de los lobos hacen contacto. Es el punto donde el Yo y el Tú se besan, el lugar donde las mujeres corren con los lobos (…)”.
-Clarissa Pinkola- 

Desde tiempos ancestrales, la mujer ha sido una criatura con una gran capacidad emocional y sensitiva, las mujeres son de hecho la parte emocional del mundo, no digo que los hombres no posean emociones, pero de hecho son las mujeres las más orientadas a escuchar y compartir sentimientos, a apoyar y entender a las personas que los rodean y un gran etcétera, pero el objetivo de este artículo no es hablarte de las mujeres como una expresión de emociones. 

La mujer es una criatura que fluye no solo en emociones y sentimientos sino en maneras de ser, son criaturas con una gran capacidad intuitiva. Las mujeres son criaturas salvajes por naturaleza en una sociedad que tiende a domesticarlas, vamos a imaginarnos una leona, salvaje, ruda, libre solo recorre la sabana sin limitación alguna, la sabana completa es suya, si tiene hambre va y caza, si tiene sed, busca el rio más cercano y toma agua y si tiene ganas de sexo, pues allí va a devorarse a otro león. Arriesgándome a detractores diré que la hembra humana no se diferencia mucho de los animales pues tiene necesidades básicas instintivas pero la gran diferencia radica en su enorme capacidad psicológica para apreciar las situaciones. 

Una mujer libre, salvaje y desinhibida es el tipo de mujer difícil de encontrar en la sociedad, desde las madres, estás ya han sido adoctrinadas dentro de un cómodo conjunto de costumbres y limitaciones que brindan una zona segura para las mujeres que parten de ideas limitantes preconcebidas: “Así no se debe comportar una señorita”,” Una dama de bien no expresa sus deseos de ese modo.” ¿Pero qué clase de mujer actuaria así?“Estas actuando como hombre” Son las madres las primeras responsables de construir la psique de una pequeña niña y es precisamente de allí , de esa leche materna psíquica que las niñas empiezan a desprenderse de su esencia salvaje y en cierto sentido, empiezan a domesticarse, empiezan a reprimir sus instintos naturales de bestia salvaje para ser aceptada en la sociedad, pobre mujer si se le escapa una flatulencia frente a su pareja, pobre mujer si expresa sus deseos sexuales, no la bajaran de “Mujer fácil” “devoradora” “puta” “perra” “zorra” y una gran  cantidad de adjetivos. La mujer por tanto ha aprendido a reprimir sus instintos básicos e incluso a reprimir su capacidad de dar amor de modo real, una mujer muy expresiva es considerada como una mujer que carece de amor propio o que es muy melosa, una mujer que llora es melodramática, si se enoja es histérica, si miente es una falsa, si se saca un moco es una sucia, entonces las mujeres empiezan a esforzarse por encajar en la sociedad con la apariencia de niñas bien.

Y la sociedad tiene una serie de protocolos para mujeres bien como por ejemplo: ”Usa tacones”, “arréglate el cabello”, “usa maquillaje”, “cuídate las uñas”, “usa un poco de perfume”, aparenta ser una señorita educada sin necesidades sexuales frente a los padres de tu pareja, y por dios por nada del mundo hables de sexo, ni siquiera se te ocurra mencionar las partes del hombre, no envíes fotos tuyas desnuda a tu pareja, está mal, todo eso está mal, tus expresiones sexuales están mal y tus expresiones emocionales también están mal, porque todo lo íntimo se hace en cuatro paredes, y si te pica la nariz ve al baño no te rasques en la mesa, existe una etiqueta, usa ropa mesurada y de acuerdo a tu edad, maquíllate para ocultar tu palidez, no pierdas el control sobre tus emociones nunca, jamás, no te atrevas a sentir y mucho menos a expresar,se una piedra, las mujeres buenas se controlan, en otras palabras vuélvete una esclava de las convenciones sociales para poder ser aceptada en la sociedad, se olvida que las mujeres somos bestias salvajes que fluimos con nuestras emociones y deseos y que de reprimirlos nos matamos lentamente, nos convertimos en mujeres sin vida, sosas, desabridas, sin esencia, mujeres que se parecen unas a otras hechas con el mismo molde social, pero ¿y quienes imponen eso en las mentes de estas pobres mujeres? Son las propias madres, ¿es su culpa? No, en realidad también fueron reprimidas por una sociedad civilizadora, y es así que a una mujer le cuesta sacarse los zapatos y bailar en medio de la lluvia, bailar sin música, alzarse el vestido para sentir el aire, salir con pijama y desgreñada a la calle, colgar una foto donde sea ella misma, expresarse de manera libre con su pareja, ser ella misma.

A las mujeres les cuesta demasiado ser ellas mismas, salvajes, criaturas salvajes, por ejemplo: la menstruación de una mujer salvaje es algo que debe ser ocultado, si te manchas el pantalón o la falda en sociedad con tu sangre debes avergonzarte ¿pero por qué? Es tu sangre, es tu naturaleza, es el símbolo de tu fertilidad, pero ¿debes esconderla? Debes esconder tu humanidad ante una sociedad llena de hipocresía, debes intentar encajar y para encajar por nada del mundo puedes ser tú. 

Tú, mujer, hembra, salvaje debes reprimir tu dolor, tus emociones, debes reírte solo en el momento adecuado y seguir un conjunto de etiquetas, debes ir a un restaurante de lujo y coger los tenedores de adentro afuera y comer el postre con la cuchara de postre, ¿y si pruebas a meter los dedos en tu postre en un restaurante de lujo frente a tu cita del momento? Mira su cara, si pone una cara de reprobación, lo siento, ese hombre no es para ti, cómprale un pasaje de vuelta a su país.
Es que lo más importante es rodearte de personas que acepten tu naturaleza animal, salvaje y desinhibida que entiendan tu bestia y todos los animales que llevas dentro, que entiendan a la leona, al pajarito, a la loba, a la araña y a la serpiente.

En el momento en que aprendas a conectar con el mundo que te rodea, con la naturaleza, con el universo, con otros seres humanos sin represiones ni barreras en ese momento serás mucho más dichosa de lo que crees.Intenta salir de las garras del maquillaje, intenta escapar de los protocolos, intenta mojarte en la lluvia, intenta también pasearte desnuda por tu habitación, intenta mostrar tu desnudez en un balcón, intenta ser tú, intenta disfrutar de tu cuerpo, de tus pecas, de aquellas cosas que tú crees imperfecciones, intenta gritar si quieres gritar y llorar si te da la gana de hacerlo.

Te contaré algo cuando yo era pequeña era una niña salvaje jugaba con carritos, mataba hormigas, tenía soldados de juguete, jugaba a ser el señor taxista, jugaba a que fumaba como hombre y salía a trabajar, mi madre se asustó de mi comportamiento y empezó a obligarme a usar vestidos, y moñitos y cosas de “niña”. Cuando era adolescente decidí que quería sentir como se siente ser hombre, usaba jeans y ropa suelta, imitaba el caminar de los hombres y me creía bien fuerte, nuevamente se asustaron en mi familia y empezaron a ponerme estímulos para cambiar mi comportamiento. Lo cierto es que yo no quería ser hombre, estaba siendo yo en una etapa de mi vida, aun hoy en día permanecen conmigo esas dos identidades, la mayoría de personas saben que prefiero ir con jeans, zapatillas y poleras por el mundo cuando me siento un animal relajado como un oso perezoso y cuando me ataca la fiera entonces decido meterme un poco en el mundo de las etiquetas,  usar maquillaje por elección y lo que se me de la gana de usar, he aprendido a ser quien yo quiero ser en el momento que deseo serlo sin ataduras sociales, protocolos y sin buscar agradar a una sociedad civilizante.

Mujer desnúdate, se libre, disfruta, llora, rie, grita, muévete como un animal conecta con ellos, los animales son los seres que más nos pueden enseñar a ser uno mismo, ellos no se preocupan por nada, y me dirás: “Es que son animales, nadie los observa” aja , significa que te preocupa mucho lo que piensen de ti, al diablo con eso, tú se feliz y si manchas tu pantalón con sangre de menstruación solo di “Lo siento es muestra de mi fertilidad” y si se te escapa una flatulencia en público agrega “Bueno soy humana tengo fugas”.

Disfruta de la bestia salvaje que vive dentro de ti, ahora te dejo aullar mujer indómita, ve y abraza lo salvaje dentro de tu piel.


0 Comments