Desdoblamiento

 




Cuando regresé del baño a la habitación la vi sentada frente a la computadora, vestía exactamente como yo y lo más curioso es que se veía exactamente como yo, de hecho era yo, la vi con ese enorme cabello largo dirigirse a la cámara , se veía muy segura de si y aunque yo estaba muy confundida ante tal situación , solo me acerqué en silencio a admirarla, realmente me gustaba su seguridad, era jodidamente segura de si misma y la pasión con la que hablaba frente a la cámara solo terminaba de convencerme que aunque no supiera que rayos estaba pasando sin lugar a dudas quería observar a esa mujer y sus ojos penetrantes tanto como fuera posible hablar con su público virtual.

La vi interactuar con este grupo de personas mientras respondía las preguntas con total asertividad, así que solo me paré frente a ella, observarla era un espectáculo casi embelesante.

Cuando terminó la transmisión ella solo apagó los aparatos y se paró justo frente a mí, pude incluso sentir el olor de su cabello, me intoxique con el olor a fragancias de su cuerpo, ella pareció mirarme sin verme y empezó a desvestirse frente al espejo de la habitación mientras yo podía ver la desnudez de su cuerpo caribeño, esa mujer me estaba excitando y lo curioso era que me estaba excitando con solo verme a mi en ella, al ver su cuerpo desnudo frente al espejo solo pude sentir la lascivia de un fuego morboso recorrer mis entrañas, hace tan solo unos segundos ella estaba con esa flama de pasión en los ojos hablando frente a la cámara y siendo escuchada por un conjunto de mujeres que la veían como su diosa.

Mientras la observo suena el celular, la sigo viendo y me acercó a ella, quiero sentir su olor en toda la magnitud, se escucha del otro lado una voz masculina- ¡Alistate amor , te tengo una sorpresa, iremos a cenar!- . A lo que ella responde mirándose al espejo -No tengo ganas de cenar amor, hoy quiero coger-.

Se escucha responder una voz nerviosa del otro lado del teléfono -¿En serio?- y ella mira con fuego en sus ojos al espejo mientras coge aun el teléfono entre sus manos- Claro que si amor quiero follar sin censura-  y agrega mientras se empieza a tocar -masturbémonos justo ahora-

Lo que sigue mi querido lector no será censurado porque puede ser imaginado, observé toda la escena de su cuerpo desnudo, sus contorneos y jadeos mientras escuchaba venirse al hombre al otro lado del teléfono.

No sé en qué momento volví a mi cuerpo, solo se que para cuando estaba dentro de el estaba demasiado sudada y complacida, viviendo exactamente el post éxtasis de una buena sesión telefónica masturbatoria.

 


0 Comments